El huracán Fiona arrasa con la impotente Puerto Rico

Huracan Fiona Puerto Rico

El huracán Fiona azotó la costa suroeste de Puerto Rico el domingo y provocó deslizamientos de tierra, derribó la red eléctrica, arrancó el asfalto de las carreteras y arrojó pedazos.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta causaría inundaciones masivas y amenazaba con arrojar niveles “históricos” de lluvia, con hasta 64 centímetros (25 pulgadas) de lluvia en áreas aisladas.

“Los daños que estamos viendo son catastróficos”, dijo el gobernador Pedro Pierluisi.

“Insto a la gente a quedarse en sus casas”, dijo William Miranda Torres, alcalde de la ciudad norteña de Caguas, donde se reportó al menos un gran deslizamiento de tierra, con agua corriendo por una gran losa de asfalto roto y hacia un barranco.

La tormenta también arrasó un puente en la ciudad montañosa central de Utuado que, según la policía, fue instalado por la Guardia Nacional después del paso del huracán María en 2017.

Fiona tenía su centro a 15 kilómetros (10 millas) al oeste de Mayagüez con vientos máximos sostenidos de 140 kph (85 mph), según el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. Se movía hacia el noroeste a 9 mph (15 kph).

Fiona golpeó en el aniversario del huracán Hugo, que azotó a Puerto Rico hace 33 años como una tormenta de categoría 3.

Las nubes de tormenta cubrieron toda la isla y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendieron hasta 220 kilómetros (140 millas) del centro de Fiona.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de emergencia en el territorio estadounidense cuando el ojo de la tormenta se acercaba a la esquina suroeste de la isla.

Luma, la compañía que opera la transmisión y distribución de energía, dijo que el mal tiempo, incluidos vientos de 80 mph, habían interrumpido las líneas de transmisión, lo que provocó “un apagón en toda la isla”.

“Las condiciones climáticas actuales son extremadamente peligrosas y están obstaculizando la capacidad para evaluar la situación completa”, dijo, y agregó que podría llevar varios días restaurar completamente la energía.

Los centros de salud funcionaban con generadores, y algunos de ellos habían fallado. El secretario de Salud, Carlos Mellado, dijo que las cuadrillas estaban trabajando para reparar los generadores lo antes posible en el Centro Integral de Cáncer.

Fiona llegó solo dos días antes del aniversario del huracán María, una devastadora tormenta de categoría 4 que azotó el 20 de septiembre de 2017, destruyó la red eléctrica de la isla y causó casi 3000 muertes.

Más de 3.000 hogares todavía tienen solo una lona azul como techo y la infraestructura sigue siendo débil.

“Creo que todos los puertorriqueños que vivimos María tenemos ese estrés postraumático de ‘¿Qué va a pasar, cuánto va a durar y qué necesidades podemos enfrentar?’”, dijo Danny Hernández, quien trabaja en la capital de San Juan, pero planeó capear la tormenta con sus padres y familia en la ciudad occidental de Mayagüez.

Dijo que el ambiente era sombrío en el supermercado mientras él y otros se abastecían antes de que llegara la tormenta.

“Después de María, todos experimentamos escasez hasta cierto punto”, dijo.

Se pronosticó que la tormenta azotaría ciudades y pueblos a lo largo de la costa sur de Puerto Rico que aún no se han recuperado por completo de una serie de fuertes terremotos que comenzaron a fines de 2019.

Las autoridades informaron varios cierres de carreteras en toda la isla debido a que los árboles y pequeños deslizamientos de tierra bloquearon el acceso.

Más de 780 personas con unas 80 mascotas habían buscado refugio en toda la isla el sábado por la noche, la mayoría de ellas en la costa sur.

La red eléctrica de Puerto Rico fue arrasada por el huracán María y sigue siendo frágil, y la reconstrucción comenzó recientemente. Los apagones son una ocurrencia diaria.

En la ciudad de El Combate, al suroeste del país, el copropietario del hotel, Tomás Rivera, dijo que estaba preparado pero preocupado por la “enorme” cantidad de lluvia que esperaba. Notó que un refugio de vida silvestre cercano estaba inquietantemente silencioso.

“Hay miles de pájaros aquí, y no se ven por ninguna parte”, dijo. “Incluso los pájaros se han dado cuenta de lo que viene y se están preparando”.

Rivera dijo que sus empleados llevaron a familiares postrados en cama al hotel, donde se ha abastecido de diésel, gasolina, alimentos, agua y hielo, dada la lentitud con la que el gobierno respondió después del huracán María.

“Lo que hemos hecho es prepararnos para depender lo menos posible del gobierno central”, dijo.

Es un sentimiento compartido por Ana Córdova, de 70 años, quien llegó el sábado a un refugio en el pueblo de Loiza, en la costa norte, después de comprar mucha comida y agua.

“No confío en ellos”, dijo, refiriéndose al gobierno. “Perdí la confianza después de lo que pasó después del huracán María”.

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, activó la Guardia Nacional cuando se acercaba la sexta tormenta con nombre de la temporada de huracanes en el Atlántico.

“Lo que más me preocupa es la lluvia”, dijo el meteorólogo Ernesto Morales del Servicio Meteorológico Nacional en San Juan.

Se predijo que Fiona arrojaría de 12 a 16 pulgadas (30 a 41 centímetros) de lluvia sobre el este y el sur de Puerto Rico, con hasta 25 pulgadas (64 centímetros) en lugares aislados. Morales señaló que el huracán María en 2017 había desatado 40 pulgadas (102 centímetros).

Pierluisi anunció el domingo que las escuelas públicas y las agencias gubernamentales permanecerían cerradas el lunes.

Se pronostica que Fiona azotará la República Dominicana el lunes y luego el norte de Haití y las Islas Turcas y Caicos con la amenaza de fuertes lluvias. Podría amenazar el extremo sur de las Bahamas el martes.

Se publicó una advertencia de huracán para la costa este de la República Dominicana desde Cabo Caucedo hasta Cabo Francés Viejo.

Fiona azotó previamente el este del Caribe, matando a un hombre en el territorio francés de Guadalupe cuando las inundaciones se llevaron su casa, dijeron las autoridades. La tormenta también dañó carreteras, arrancó árboles y destruyó al menos un puente.

St. Kitts y Nevis también reportó inundaciones y árboles caídos, pero anunció que su aeropuerto internacional reabriría el domingo por la tarde. Decenas de clientes seguían sin electricidad ni agua, según la Agencia Caribeña de Manejo de Emergencias por Desastres.

En el Pacífico oriental, se pronostica que la tormenta tropical Madeline provocará fuertes lluvias e inundaciones en partes del suroeste de México. La tormenta tenía su centro a unas 155 millas (245 kilómetros) al sur-suroeste de Cabo Corrientes el domingo por la mañana, con vientos máximos sostenidos de 45 mph (75 kph).