¿Por qué el viernes 13 es considerado un día de ‘mala suerte’?

16

Películas de Netflix: la producción que dura 2 horas y ya es una de las más vistas en el 2022¿Donald Trump podrá volver a Twitter? Esto dijo Elon Musk

Si hay una fecha en el calendario – de cualquier mes – que se encuentra desprestigiada y que casi nadie espera con una expectativa positiva es, sin lugar a dudas, el viernes 13, día que es considerado por los supersticiosos como de ‘mala suerte’.

MIRA AQUÍ: ¿Qué se dijeron Laura Bozzo y Niurka Marcos antes del estreno de ‘La casa de los famoso’?

Tan arraigada se encuentra esa creencia que no son pocas las personas que en esa fecha evitan realizar ciertas actividades como casarse, viajar en avión, ir de compras o retirar dinero del banco, pues creen que – por alguna razón que solo se encuentra en su cabeza – les irá mal y nada saldrá como lo tenían planeado.

Viernes 13: ¿por qué existe la creencia de que es un día de mal augurio?

El 13 es considerado desde la antigüedad como un número de mal augurio, y no por pocas razones. Una de ellas tiene que ver con que en el capítulo 13 del libro bíblico del Apocalipsis se habla de la aparición de la ‘bestia’, que es descrita como “semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león”.

MIRA AQUÍ: ¿Cuál sería el primer romance de ‘La casa de los famosos’ temporada 2?

También se dice que el viernes guarda una relación con el luto porque ese fue el día en el que Jesucristo murió; y porque en la Cábala y algunas leyendas nórdicas se cree que son 13 los espíritus malignos.

En tiempos modernos, la concepción del 13 como número ‘maldito’ se hizo aún más arraigada tras el estreno en 1980 de la película estadounidense Viernes 13, que dio vida al personaje de Jason Voorhees y lo incluyó en la lista de villanos más temidos en la historia del cine de terror.

Sin embargo, no existen evidencias ni estudios que sustenten esa afirmación; aunque las consecuencias que se pueden experimentar por darle innecesaria luz a un mito como ese pueden llegar a extremos impensados.