Terremoto deja 65 muertos y provoca deslizamientos de tierra en suroeste de China

Terremoto china

El poderoso terremoto que provocó deslizamientos de tierra y sacudió edificios en el suroeste de China mató al menos a 65 personas e hirió a cientos, dijeron el martes medios estatales.

Al menos otras 16 personas están desaparecidas un día después de que el terremoto de magnitud 6,8 ​​azotara una zona montañosa en el condado de Luding en la provincia de Sichuan, que se encuentra en el borde de la meseta tibetana donde se encuentran las placas tectónicas y es golpeada regularmente por terremotos. El temblor sacudió edificios en la capital provincial de Chengdu, cuyos 21 millones de habitantes ya están bajo confinamiento por la COVID-19.

Se cortó la energía y se dañaron los edificios en la ciudad histórica de Moxi en la prefectura autónoma tibetana de Garze, donde murieron 37 personas. Se erigieron tiendas de campaña para más de 50.000 personas que fueron trasladadas de sus casas inseguras por el sismo, informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

La emisora ​​estatal CCTV mostró a los equipos de rescate sacando a una mujer que parecía ilesa de una casa derrumbada en Moxi, donde muchos de los edificios están construidos con una mezcla de madera y ladrillo. Se reportaron alrededor de 150 personas con diversos grados de lesiones.

Otras 28 personas murieron en el condado vecino de Shimian, en las afueras de la ciudad de Ya’an. Otras 248 personas fueron reportadas como heridas, principalmente en Moxi, y otras 12 personas fueron reportadas como desaparecidas.

Tres de los muertos eran trabajadores en el área escénica de Hailuogou, una reserva natural de glaciares y bosques.

Junto con las muertes, las autoridades informaron que piedras y tierra cayeron de las laderas de las montañas, causando daños a las viviendas e interrupciones del suministro eléctrico, dijo CCTV. Un deslizamiento de tierra bloqueó una carretera rural, dejándola sembrada de rocas, dijo el Ministerio de Manejo de Emergencias.

Los edificios temblaron en Chengdu, a 200 kilómetros (125 millas) del epicentro.

El terremoto y el cierre siguen a una ola de calor y sequía que provocó escasez de agua y cortes de energía debido a la dependencia de Sichuan de la energía hidroeléctrica. Eso se suma al último bloqueo importante bajo la estricta política de “cero-COVID” de China.

El terremoto más mortífero de China en los últimos años fue un terremoto de magnitud 7,9 en 2008 que mató a casi 90.000 personas en Sichuan. El temblor devastó pueblos, escuelas y comunidades rurales en las afueras de Chengdu, lo que llevó a un esfuerzo de varios años para reconstruir con materiales más resistentes.